Achicoria – Una Medicina Ancestral desde la época de Carlo Magno

Author: No hay comentarios Share:
Achicoria

Lo de ancestral, no es por puro capricho, porque la achicoria tiene una historia bien tallada desde tiempos memorables, y ya veremos por qué en esta misma entrada. Se estima, que su origen data desde el medio mundo, aunque hay antecedentes de su uso en la época de Carlo Magno y Paracelso. Siendo así, esta planta tiene un reconocimiento que la coloca en uno de los puestos más respetable de la medicina natural.

Se puede encontrar fácilmente, en regiones donde las condiciones sean propicias para su desarrollo con suelos bien drenados, en ambientes soleados y, no necesariamente, tienen que ser altamente fértiles.

Por eso, es muy común encontrarla en varias regiones, en la que se destacan Asia, África y América. Su cultivo y su preferencia las ha llevado, especialmente, a zonas muy tentadoras como España, Bélgica, Francia y Alemania.

Es una hierba robusta que puede alcanzar, fácilmente, un metro de altura, tiene numerosas ramificaciones como también hojas basales semi carnosas y espatuladas. Sus flores, que aparecen entre julio y septiembre, son de un vistoso color de rosa o blanco, aunque mayormente, son azul-lila. Ya que tenemos una idea un poco más amplia de cómo es la achicoria en su parte externa, conozcámosla también por dentro, haciendo énfasis en sus beneficios y propiedades, especialmente, en sus aportes para la medicina.

La achicoria con sus antiguas propiedades

Aunque la achicoria, es muy apreciada también en la gastronomía, por ese típico sabor amargo que los italianos aprecian enormemente para preparar algunos de sus platos favoritos, es destacable cómo nos ayuda también a preservar estable nuestra salud.

Se le conoce varias utilidades en la medicina, por lo que podemos comenzar que es recomendada para las irritaciones de la piel, haciendo una especie de emplasto que se aplica directamente sobre la zona afectada. Pero en su preparación más habitual, es decir en infusión, puede directamente tratar enfermedades que estén relacionadas con el tracto digestivo y los intestinos.

Sin embargo, tiene una incidencia positiva en la estimulación y limpieza del hígado y la bilis.

Contiene sustancias como colagogos y coleréticos, que desarrollan una acción depurativas y desintoxicante, muy apreciado por nuestro organismo para liberar algunas toxinas que esté entorpeciendo la estabilidad saludable de nuestro cuerpo.

Por esta razón, también se gana el galardón de diurético, contribuyendo de manera muy eficaz en el mantenimiento del sistema circulatorio y cardiovascular. Para las heridas, viene a ser un excelente aliado, pues dentro de sus propiedades también se deja entrever su avance como cicatrizante. Si seguimos extendiendo la lista de beneficios, esta planta, puede controlar la somnolencia. Esto equivale a que nos incita a mantener un estado de vigilia.

Contribuye, perfectamente, a mantener también la glucosa en la sangre y los valores estables del colesterol. Viéndolo desde el punto de vista medicinal, encontramos en la achicoria una hierba que no sería nada descabellado tenerla en una maceta en el patio trasero nuestra casa, no sabemos en qué momento podemos estar pidiéndole auxilio para contrarrestar alguna dolencia. Como nota adicional, es importante destacar que está contraindicada para personas que padecen cólicos nefríticos por su alta concentración en oxalato.

De igual manera, no está indicada para las personas con anemia, úlcera, artritis o con problemas de insomnio.

Previous Article

Hiperhidrosis: Un Problema Real y común en nuestra sociadad

Next Article

Molinos de Campo de Criptana – Una escapada por Ciudad Real

You may also like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *